sábado, 8 de diciembre de 2012

No es un final, es un comienzo.

Ayer deje el programa "El Punto de Mira" que venía haciendo desde hace unas semanas, proyecto de hace muchos meses, del cual era directora y presentadora.

No fue fácil tomar una decisión, porque amo la radio y cada cosa que hago que tiene que ver con este medio, la hago con ilusión.
Pero los diferentes problemas con uno de mis compañeros han ido quemando poco a poco esa ilusión.
El programa seguirá y os animo a escucharlo.

Dicen que de todo se aprende en esta vida y así es.
Las malas experiencias, tienen una finalidad : Enseñarte lo que a las buenas nunca has tenido la oportunidad de aprender.
De este programa me llevo buenas y malas experiencias, las buenas se recuerdan y las malas, se olvidan, pero son las malas las que te aportan otro de los criterios personales que hacen que uno sepa lo que quiere y lo que no quiere en su vida.

Más allá del dolor y la alegría, la dignidad de ser y la dignidad es tan noble que compensa las perdidas que causa

Para mi esto no es un final, sino mas bien un buen comienzo.